Industria 4.0

La aplicación de un nuevo ecosistema de tecnologías disruptivas como el Internet de las cosas, la hiperconectividad o el Big Data incrementa las posibilidades del sector modificando la forma de entender proceso, productos e incluso modelos de negocio.

La cuarta revolución industrial

Eficiencia de las organizaciones

La tecnología disruptiva en los procesos de los diferentes sectores de la industria trae muchos beneficios y resulta en la eficiencia de las organizaciones. En la actualidad es posible anticiparse a posibles errores y contratiempos debido a la inversión en Big Data. Gracias a la analítica de resultados y comportamientos, junto con la analítica predictiva, los supervisores de un área pueden detectar las incidencias dentro de su entorno de trabajo.


Esta cuarta revolución industrial consiste en integrar tecnologías como la nube, big data, sistemas de automatización, sensorial, entre otras a la industria. Además se sustenta en la disponibilidad y el análisis de toda la información que arrojan estas tecnologías en toda la cadena de valor, así como la capacidad de modificar un plan de resultados en cualquier momento.

Aumento de la productividad y la calidad del servicio.

Incremento de las ventas.

Disminución de costes.

La cuarta revolución industrial, impulsada por la revolución digital supone un cambio cualitativo en la administración y la cadena de valor en las organizaciones y los diferentes sectores de la industria.

El trabajo de implementar las nuevas tecnologías disruptivas ofrece nuevas posibilidades, aumentan capacidades y plantean nuevos retos que las industrias deben abordar.